miércoles, 28 de octubre de 2015

Un fin de semana menos para las grandes citas ¡¡¡

Marchadores,

Lunes posterior a un fin de semana apoteósico, deportivamente hablando, para la villa madre. Se celebraba en nuestra casa la prueba de referencia de la Liga CXM, la carrera de montaña que escribe sus páginas con letras de oro en el calendario running del Cap i Casal. Xiquets, este fin de semana se celebraba la VIII Subida al Pico de Chelva ¡¡¡¡

La semana arrancaba para el que pica las teclas por las lomas del vello término, acompañado de Reyes, Tomás, Mozos y Salva, marcando lo que días más tarde sería el recorrido de la prueba. Frios mañaneros, distribución de tramos de marcaje y conversaciones varias irían acompañando la mañana y la tarde, a la vez que los diferentes refrigerios en los que nos vimos embarcados por los miembros más veteranos del comité organizador.

Tras dos días perdidos por esas sendas que emanan historia a raudales, el sábado se hacían más intensos los preparativos, ya en compañía de los que han llevado el papel principal en la organización: Pepe, Patricia y Marta. Últimas rayas en el suelo, montaje de carpa, distribución de puntos de control,..y a descansar.

El domingo amanecía nublado, con alguna gota despistada que buscaba su momento de gloria tratando de desprestigiar una celebración ya de por sí abocada al éxito. Los corredores, sufridores del despertador, iban apareciendo a buen ritmo en el control de dorsales y las primeras conversaciones de bienvenida a casa se sucedían por todos los rincones.

Jaime llamaba una y otra vez a los remolones para que pasaran por el control, mientras el resto cogía sus posiciones en el cajón de salida, dispuestos a no ceder un paso, pues este año acudían al evento los ganadores de todas las ediciones anteriores. Y, como siempre, la cuenta atrás...el silencio...la locura.

Salida rápida carrera arriba, toma de contacto en el Gorgol y primeros descuelgues antes de llegar al Parque de Bomberos. Con una mirada rápida busco a los compañeros, tomando referencias y buscando algún sufridor que me haga compañía de camino al Pico. Juanjo se adelanta, buscando su propia carrera y por detrás me siguen Juanjo Aguilar, Manolo y Mozos. Primer pensamiento que me pasa por la cabeza: Este año la peña del club vienen dando guerra¡¡¡

Subida al Pico como no podía ser de otra manera...a tope. Tras pasar las antenas, veo que no me siguen de cerca, lo que me hace pensar que correré sólo un buen rato, sin ver caras conocidas..o sea, que nos vamos a aburrir un rato. Tras discurrir por los Olleros a un ritmo de transición, esperando la senda del Retiro, llegamos al avituallamiento de la Vuelta del Carro. Y, como decía, subida del Retiro a ritmo, corriendo, pero sin forzar la máquina.

Subiendo, subiendo...hasta la cresta del Pico donde viendo las sensaciones y algún amago de tropezón, mantengo el ritmo de carrera tranquila, en previsión de otras metas mayores, las cuales casi se alejan de Mozos en alguna que otra caída.

Bajada rápida al Arenal, donde veo que Juanjo Aguilar me sigue a la zaga, y lo espero de plantón para acompañarlo en la subida al Cantal. Comenta que viene con rampas y cosas varias, con lo que le comento que nos tomamos la subida con calma y arriba que arree.

Mientras subimos, a lo lejos, diviso a uno de los pesos pesados del club. Un compañero que deja huella allá por donde pasa. Manolo viene cerca, y sabedor de lo mal que se le dio este tramo el año pasado le comento a Juanjo que mueva, que espero a Manolo. Juanjo, que lleva un ritmo más ágil, será historia hasta la meta. Qué fuerte está la juventud¡¡

Y, espera que te espera, desespero arriba y comienzo a trotar dirección al meta. Algún corredor despistado con el ritmo camino del Cantal y, hasta la llegada, ni un alma por delante o por detrás.

Manolo llegará un par de minutos después con buenas sensaciones y, al momento, Mozos hace su entrada triunfal, con algún que otro rasguño. Poco a poco irán apareciendo los compañeros de andanzas, cerrando Jose María la participación del club este año.

La clasificación de la prueba reina queda como sigue:


Y en la promo, recital de promesas chelvanas. Avi destacada en la clasificación de féminas locales, al igual que Marcos y Christian en su respectivas categoría. La clasificación queda de la siguiente manera:


Y la liga CXM que toca a su fin. Largos han sido los domingos de competición, con sus madrugones para correr en los rincones más inóspitos de las tierras fronterizas del reino. Atrás quedan los fríos de Santa Cruz, los calores de Albentosa, los soplidos en la subida del Calderón o los barros de Alpuente.
Los Marchadores, un año más, hemos dado batalla en cada uno de las citas, dejando huella en las clasificaciones definitivas. Si queréis consultar los resultados los tenéis disponibles en Inforruning.

Por mi parte, este año he vuelto a colaborar en la organización de la prueba, aunque más involucrado que el año pasado. La experiencia al lado de Salva, Reyes, Patricia, Marta y Pepe ha sido genial. Deciros que esta gente ha currado, cada uno en lo suyo, como condenados para que el domingo a las 09:00h se pudiera dar la salida de los borregos. Y, desde aquí, animarles a seguir organizando el evento, asumiendo las felicitaciones como premio y las críticas, si las hay, como aspectos de mejora.

También felicitar a mi gran compañero de curro Marcos que, engañado por mi parte para que viniera a trotar por nuestra zona de entrenamiento, quedó maravillado de nuestra prueba, y, seguramente, con ganas de volver otro año. Llegó al arco del león dos minutos detrás de mi, lo que implica que tengo un serio adversario en las próximas ediciones.

Y, bueno, esto sigue. Algunos de los romanos os vais a la maratón, a comeros 42,195m de asfalto, fincas, semáforos y demás ambientaciones urbanitas. Y, como no, tendréis en cada esquina, en cada calle, a los sufridores de vuestra aventura, que os animarán hasta desfallecer por ver cumplido vuestro sueño: flotar sobre el agua tras completar la distancia. Que envidia¡¡

Y los más tontos nos vamos un poquito después al último reto del año. Mozos y yo nos embarcamos en una nueva epopeya de la larga distancia, A finales de noviembre arrastraremos nuestros culos por la pedrera del Puig Campana, tratando de completar un desafío que ronda por nuestra cabeza varios meses. LURBEL nos espera en la distancia chica, 40km de secarralares por Finestrat.

Y el próximo año va tomando forma para los mismos tontos...jajajaja...La MiM comienza a tomar forma en el calendario, a la vez que Guara-Somontano y Aneto. Tres grandes para dos no menos grandes, aunque al menos en la primera, si no pasa nada, aumentaremos la representación como nunca antes. Y la CSP??...Jose María está que se sale y ya lo ha dejado caer. Jose me miraba en la comida y yo afirmé que el mismo trato de siempre: si él va, yo me apunto. Seremos tres en CSP 2016??...Cuatro??...Venga Juanito, venga Houston...

En fin, que ya va siendo hora que cierre esta entrada. Os dejo las fotos en el repositorio de la galería. Finaliza mi temporada del retorno, de aquel año pasado oscuro y horribilis, donde el apoyo de los familiares y compañeros me hizo ver que salíamos de esta y volveríamos a estar al nivel de siempre. Los compis del club están cada vez más fuertes, y la juventud de los Juanjos viene apretando por detrás, lo que supone un gran reto, pues no podemos ni debemos dormirnos ahora.

El próximo año está lleno de ilusiones y nuevas pruebas...pero de las de verdad. Todavía hay gente que se pregunta porque corremos, por qué pasamos frío en invierno dándonos esos madrugones para entrenar, o por qué salimos por la noche cuando se está mejor en el sofá tras un día de trabajo...Si no son capaces de apreciar el espectáculo de una salida de sol en el Pico mientras baja la niebla por las Lomas, o los rayos de sol abriéndose paso entre los pinos de la bajada a la Vuelta del Carro mientras está todo blanco por culpa de la escarcha...no han entendido de qué va correr por la montaña.



GALERIA.