domingo, 9 de diciembre de 2012

Comer también es entrenar...le pesa a quien le pese

Marchadores,

Atrás dejamos este Domingo que nos ha ofrecido dos aspectos bien distintos del sufrimiento humano. Por un lado, Viana, Salva and me iniciábamos la mañana con una suave y apacible subida al Pico de nuestra Villa. Temperatura de 3º a la salida y un aire racheado que hacía las veces de impulso y enfriamiento. El objetivo, marcado por nuestro acompañante alevín, que es Viana, era llegar al punto geodésico.




Y por otro lado, a medio día seguía el sufrimiento experimentado por la mañana con la Comida de Navidad 2012 de los Marchadores de Chelva. Se iniciaba la difícil etapa con un almuerzo patrocinado por nuestros compañeros de Cuatro Pico, que nos han deleitado con una sabrosa caldereta.


Pero el buen clima que se respiraba durante el almuerzo ha desaparecido cuando se han roto las "ostialidades" entre nuestro dos grandes cocineros. En la esquina derecha y con calzón rojo Houston "el potro de Tuejar". Y en la esquina izquierda y con calzón amarillo Juanito "el hombre metálico". El reto estaba servido...dos paellas, dos hombres...y un puñado de hambrientos que iban a actuar como jueces implacables e imparciales.

Tomás y su piche Viana, que ha estado a la altura del gran Chef:


Juanito tomaba la iniciativa con un acelerón cárnico:



Tomás ha disfrutado en algunos momentos de la soledad, ya que su pinche se ha despistado en los momentos importantes:


Empezaban a llegar curiosos, atraídos por el olor de las paellas:



Juanito volvía a tomar la iniciativa con el arroz. Por cierto, en todo momento ha sido acompañado por su pinche Eduardo, que ha agasajado a su compañero de cocina con todo tipo de atenciones:




Tomás se quedaba solo en el paredón:



Cada vez más gente se acercaba al duelo de titanes:



Eduardo se ha ofrecido como "probador" de las paellas, emitiendo un juicio totalmente imparcial:



Y he aquí el resultado del duelo:


Al final ha triunfado la hermandad y el buen hacer de nuestros grandes cocineros:






Y por decisión del destino, la paella de Juanito se ha ido hacia la mesa de los comensales que han disfrutado de una silla, y la de Tomás se ha quedado en la puerta, donde ha sufrido la embestida de los hambrientos marchadores:





En fin, Marchadores, que hay muchas maneras de disfrutar de nuestro deporte, y esta es una más. Hemos dejado constancia del buen royo entre los miembros de este club, cada vez más numeroso (damos la bienvenida a Salva), y, a la vez, ha servido para rememorar viejas batallas en carrera, penas, sufrimientos, experiencias y expectativas para este nuevo año.

Para empezar, NOS VAMOS A ESPADAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANNN ¡¡¡ 

7 comentarios:

  1. Muy buena la entrada, eres un máquina para manejar las palabras y muy buenas fotos. Creo que tod@s hemos disrutado de este domingo soleado y de esta comida de hermandad que como dices también eso es entrenar.
    Esperamos poder realizar muchas más ediciones
    de estas concentraciones, pues al igual que una carrera hermana hombres y mujeres una buena comida y armonía creo que también lo consigue.
    Nos vemos corriendo , ANIMO MARCHADORES , os deseo para todos buenas carreras...

    ResponderEliminar
  2. Bueno chicos, después de esta entrada tan maravillosa del hombre rayo de los montes ejejje, este fin de semana hay algo planeado?
    Espero contestación de algún/a alma caritativa :)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ok. salida mañana a las 9 de la mañana desde el punto de encuentro.

    ResponderEliminar
  5. Chicos, la salida de mañana es a las 9 no como todos los domingos?

    ResponderEliminar

GALERIA.