sábado, 26 de noviembre de 2011

UNA CARTA DE ANIMOS.

Ya esta todo preparado, ayer gracias a Consuelo nos llegaron los dorsales que previamente había recogido Mica, eran las 21:30 pasadas y allí estábamos esperando como si nunca hubiesemos visto nunca un dorsal, también tenemos el equipaje preparado el Gps cargado pero me queda la gran duda las zapatillas y debo elegir una opción de entre estas tres, a ver quien me ayuda. 


Como veis casi todo preparado, pues bueno estando en casa de la Jefa y con el revuelo de la bolsa del corredor apareció un sobre que contenía esta carta dirigida a los Marchadores de Chelva, tenía previsto daros los penúltimos ánimos pero voy a dar por buena misiva y con ella desearos la mejor de las suertes a tod@s.
Otro empujoncito a la meta "don't stop me now" usease "No me detenga ahora".


Querido amigo, marchador de Chelva, futuro maratoniano:

Sólo unas líneas para desearte toda la suerte del mundo en lo que seguro va a ser una de las experiencias más intensas de tu vida: ¡Tu primer maratón!
TIENES MIEDO.
Tal vez ya estés sintiendo una ansiedad incontrolable, algo de insomnio…estás nervioso. Tienes dudas y más miedos; de repente, no sabes si vas a poder lograrlo, tal vez estés contando las horas.
Probablemente hayas hartado a tu entorno hablándole de "LA MARATON", y explicándole a todos que son 42 kilómetros y no menos... sintiéndote un héroe de manera anticipada, por "todo lo que vas a correr".
Muchos amigos tuyos, familiares, compañeros de trabajo, conocidos que van a estar pendientes de ti. ¿Terminará nuestro buen amigo?,  ¿Qué marca hará?

Ha llegado la hora de la verdad.
Investigas una y otra vez foros y páginas. Ves videos de esos que te hacen lagrimear que hacen otros "locos", tratas de ver el pronóstico del tiempo, miras fotos, hablas con otros corredores y se enroscan en una charla que solo entienden ustedes.
Te imaginas la llegada y te emocionas... de hecho, se te cae un par de lágrimas y se te hace un nudo en el pecho.



PERO TIENES MIEDO.
Estás acojonado ante la aventura del domingo, y es normal. El juego emocional que es la aventura del maratón ha comenzado para ti y tienes que empezar a disfrutar de él. Pero lo más duro del maratón, que es el entrenamiento de los 4 ó 5 meses anteriores lo has superado ya y con nota, por lo que no hay razón alguna para que estés tenso en estos momentos.
Yo sé que es lo que puede estar pasando en tu cabeza. Yo sé que esto que lees arriba puede estar pasándote.
Y lo sabe ELLA.
Pero ELLA, LA MADRE DE TODAS LAS DISTANCIAS, es una madre comprensiva.
Es piadosa con quienes la respetan y sabe premiarte con una de las experiencias más felices e inolvidables de tu vida.


Tal vez ya hayas mirado tus zapatillas muchas veces, tantas como las veces que estás comiendo pasta... y seguramente estas al borde de la paranoia evitando pisar mal cada cordón de vereda; no sea cosa que algo dañe tus pies o tu pisada.

Ya sabes lo que vas a comer: plátanos, nueces, higos, almendras, barritas energéticas…
Por las noches sueñas con la carrera, los avituallamientos, la META.
También sé otras cosas; sé que te preparaste. Sé que la soñaste mucho tiempo.

Debes tener en cuenta que terminar un maratón está solo al alcance de unos pocos por lo que en este primer maratón tu única meta debe ser llegar a la meta. No importa el tiempo. Todos nosotros sabemos que tienes el suficiente coraje como para llegar, sin importar el tiempo, pero vas a llegar.

Terminar un maratón exige mucho carácter, una gran inteligencia, mucha dedicación, una gran fuerza de voluntad, una gran nivel de paciencia y una gran capacidad de sufrimiento … En definitiva, exige ser una persona íntegra y un poco distinta al resto de los mortales … exige ser un maratoniano en todo el sentido amplio de la palabra. ¡Es una forma de vida!

Deja la euforia para el momento que cruces la línea de meta. Durante los 10 primeros km disfruta de la fiesta, hazlos muy, muy despacio, no te dejes arrastrar por la gente; éste es el tramo de la carrera en el que más conservador debes ser, reserva muchas fuerzas que a buen seguro te van a hacer mucha falta en los últimos 7 km. En teoría deberías llegar al km 10 sin despeinarte, casi sin sudar. A muchos de los que ahora te están adelantando como una exhalación les vas a pasar tú en los últimos 12 km. Insisto, las fuerzas que ahorres en este tramo son las que te llevarán a la gloria al final.

Entre los km 10 y 25 quizás debieras correr a un ritmo un poco más rápido pero es clave que sigas siendo super conservador. Recuerda: el maratón es un juego emocional. Disfruta de la fiesta del maratón. Ten muy en cuenta cuando llegues a la media que todavía no has hecho nada, ¡TODAVIA NO ERES UN MARATONIANO! Sé que muchas veces dudaste de ti, pero más veces todavía creíste en tu fuerza.
Sé que vas a salir a correrla como salen los valientes...VALIENTES COMO TÚ...
Sé que vas a correr pensando en positivo.
Sé que vas a poder afrontar con templanza los momentos de cansancio.


Cuando llegues al km 25, si lo has hecho bien, es posible que los signos de cansancio todavía no hayan aparecido. En los km 29, 30 ó 31 es donde aparece el famoso MURO si no has sido conservador en los primeros 25 km. Empezarás a ver a gente tirada y pasándolo mal… No pienses todavía ni por un momento en el km 42… Sería una trampa mortal: cuando llegues al km 35 te vas a sentir mucho mejor que en el 34…
Compañero, has llegado al mítico punto del km 35, ya sólo te quedan 7 km. Es el maratón en su máxima expresión. Será una mezcla de rabia, euforia, dolor, fatiga, cansancio, sentimiento puro, emociones a flor de piel, determinación absoluta. Si has sido conservador hasta este punto, es una mezcla explosiva de sensaciones maravillosas que es lo que hace grande, muy grande a esta prueba. Es ahora donde por primera vez deberías de empezar a pensar en el km 42.
Ahora no hay que correr con las piernas, ni con la cabeza, ni con el corazón, hay que correr con el alma. Vive intensamente los últimos 200 metros finales. Lo que vas a experimentar una vez que pases la meta y durante las 2 horas siguientes va a ser algo muy personal y muy íntimo, que no lo podrás describir a nadie pero es lo que en definitiva te hará volver a correr otro maratón.
¡Eres un tío muy grande! No me cabe duda de que a partir de este domingo voy a tener otro amigo maratoniano!
Qué envidia me estás dando, campeón.
Ahora imagina ese momento... míralo, disfrútalo... al final de esa recta se ve un arco, con la palabra mágica; "LLEGADA".
Desde el costado te gritan, te alientan, el ruido es cada vez más ensordecedor, allá alguien te espera, alguien te acompaña, ya sea de manera visible o invisible.

Tu paso se pone firme otra vez después de horas de estar corriendo, tu corazón se agita de felicidad y euforia, sabes que VAS A LOGRARLO...

Miras al cielo y VAS A LOGRARLO...

Ese momento es tuyo... imagínalo como quieras y hazlo realidad.
Vas a ser maratonista... perdón; MARATONISTA.
Porque arriesgarse merece mayúsculas, porque ya te dije una vez que vas a ser HEROE, porque ahora vas a estar en
la cima de tu mundo con el puño en alto sosteniendo tu medalla.

Te felicito.
Repítelo a cada paso de esos 42 kilómetros para que tu corazón se entere;


"VAS A LOGRARLO"

"VAS A LOGRARLO"

"VAS A LOGRARLO"!!!!
Un abrazo muy fuerte.
Nos vemos en la meta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GALERIA.